Capítulo 23.

•UNREACHABLE, -Capítulo 23.


Entramos, y le coji de la mano, ¿todo esto estaba pasando muy rápido? creía yo.
Salimos al salón, y sus miradas se concentraron en Justin.
____aquí nos quedamos____
Nervios. Los tenía. Al pensar que dirían de él.
Mamá, Papá, él es Justin, mi novio. –Dije nerviosa.
Encantado. –Dijo extendiéndole la mano a mi padre.
Papá, se la estrecho sin decir nada.
-Emm, bueno, Justin esta es mi madre, Bella, y mamá este es Justin.
-Encantada. –Dijo mi madre, para proceder, a darle dos besos.
Nos quedamos hablando un rato en el salón, mi madre hablaba con Justin como si le conociera de toda la vida, pero mi padre,
siempre es más duro, es como el dicho 'es un hueso duro de roer'.
Tendría que darle tiempo, es la primera vez que se ven.
Bueno, la primera vez, que Justin ve a mis padres, porque al ser Justin famoso, bueno... ya sabéis.
Estábamos bien, no había tensión. Un poco por mi parte. Pero nada.
Pero algo lo estropeó. Mi padre. Con preguntas. Un tanto incomodas.
Dime, Justin... ¿Cuantas novias has tenido? -Dijo mi padre.
2, la primera fue la más importante para mi, pero la última nada serio. -Afirmo él.
Bien. -Dijo serio. -Entonces, mi hija, ¿es algo importante para tí? -volvió a decir serio, y con la mirada fija a Justin.
Pues claro. -Dijo Justin, y esbozó una gran sonrisa. -Aunque llevamos solo 3 días, ya la quiero muchísimo.
Después de eso, me quedé un poco 'atontada', escuchar como tu ídolo le dice a tu padre 'La quiero muchísimo' es algo que nunca
esperas que pase. Pero, más bonito era oírselo decir a el chico perfecto, aunque el dicho dice 'lo imperfecto hace, que seas perfecto'.
Con todos sus errores. Él, Justin Drew, es perfecto.
Seguimos un rato, hablando, a mi padre, cada vez parecía que le caía mejor Justin.
Hombres, se comprenden unos a otros.
Bueno, yo le voy a enseñar a Justin la casa. -Dije, cojiendole a Justin la mano, y empezando a subir las escaleras.
Vale, pero nosotros nos vamos a hacer la compra, tus hermanos están en casa de Lidia (una amiga de mi madre), y por favor, saca
a Sami a pasear, que un día de estos se pone depresivo. -Dijo mi madre, medio-riendo, por lo del final.
Que si. -Dije subiendo las escaleras.
Bueno, pues pasamos, así, le enseñe, el baño, la habitación de mis padres, la cocina, el jardín, y para terminar, mi cuarto...
él ya lo había visto todo, pero solo el interior, faltaba el balcón, y el pequeño baño que tengo dentro de mi habitación.
Salimos al balcón, ya eran casi las siete, y ya se estaba poniendo el sol. Una sola palabra. Precioso.
Las nubes, como encajan perfectamente, para hacer unos colores, que son inimaginables.
Y después parece que se mezclan, con el color del cielo, que esta en un tono morado, casi negro, y el último color, el que desprende
el sol, que no es ni blanco, ni amarillo, ni nada, es como un amarillo intenso, pero apagado.
En fin, precioso.
Los dos. Solos. Contemplando una puesta de sol. Mi cabeza, en su hombro. Mágico. Todo es mágico.
Y entonces recordé, la frase de antes, 'Aunque llevemos tres días, yo la quiero muchísimo'.
Le tenía que preguntar, si lo había dicho de verdad, o por la presión, de que estaba con mis padres, hay enfrente.
-Oye. -Dije, mirándole a los ojos. -¿Lodeanteseramentiraoverdad? -Dije rápida, creo que no me entendió.
¿Qué? -Dijo riendo, y quedándose, con una cara de, WFT.
-Que si lo de antes era verdad, o mentira. Dije, para agachar la cabeza.
Él, con su mano, me cojio, por la barbilla, y me levanto la cara.
¿Crees que saldría contigo si lo de antes fuera mentira? –Dijo él, para acercarse más a mi cara. –Yo a ti te quiero, aunque llevemos tres días, todo este tiempo, actuando como amigos, sin decirle al mundo que tú eres mía, solo mía. –Dijo acercándose más a mí.

Entre nosotros, solo había uno o dos centímetros de distancia, y entonces, si, los mato. Con un dulce beso. Un beso seco. Sin saliva. Y al final, con un sonidito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario